Lanzarote y sus seguidillas


La música, espíritu divino que entra en nuestro cuerpo para  expresar lo que el espíritu siente. Hay muchas maneras de llegar a tu espíritu y una de ellas es la música, no importa cuál sea, a mí, por ejemplo, cuando oigo las seguidillas y suena El Timple, un instrumento canario, que con sus cuerdas te hace sentir lo que no hay palabras para expresar, te remonta a recordar y sentir a tu tierra querida, tus islas que para el que está cerca o para el que está lejos, llegan a lo más profundo del alma, te hace recordar tu niñez y las fiestas de los pueblos, sus leyendas y tradiciones.

En las Islas Canarias hay mucho amor por el folklore y eso hace que las madres
canten, haciendo sus faenas, en el campo y en sus casas, los niños cantan canciones canarias motivados por sus madres. No todos lo hacen bien, pero la madre los sigue motivando y entre tantos algunos cantan como los ángeles. Oír música es como si entraras a un paraíso y se te olvida todo, no piensas, solo oyes.

Les voy a contar lo que le pasó a un pastor que cuidaba sus ovejas en la Isla de Lanzarote, Canarias. Su trabajo para él era su vida y todos los días su esposa le preparaba su comida con su zurrón de gofio y su bota de vino y él se iba contento con sus ovejas, mientras pasaba el día cantando, su mujer en las tardes iba a buscarlo y regresaban felices cantando solo por verte rosa que era la canción que él le cantaba y mirándose uno al otro se besaban y reían porque sus almas se encontraban a través  de esta canción y bailaban abrazados hasta caer en el suelo felices y así, día tras día cantando las  seguidillas y así mantenían vivo su espíritu por la canción canaria. Se sentía tan contento que hasta su perro ladraba de felicidad.
Su costumbre cuando llegaba al campo mientras sus ovejas pastaban era dar gracias al Cristo del Calvario por darle tanta felicidad, su esposa, que se llamaba Rosa seguía viniendo a buscarlo como siempre y al son de las seguidillas dedicadas a su esposa bajaban hasta su casa y así poco a poco pasaron  los años y con los años viene la vejez. El hombre estaba mayor y no podía llevar su rebaño a pastar como antes y para tristeza, le fue diagnosticado Alzheimer, y poco a poco fue perdiendo la memoria.
Cierto día, Rosa, su esposa, llegó al cuarto y no  lo vio. Buscó por todas partes en el establo, pero no lo encontró, se volvió loca buscándolo, pero su esposo había desaparecido, llamaron a todo el pueblo diciendo:

-¡Por favor, hay que encontrarlo, él no sabe a dónde va!
Pero nadie lo encontraba, había desaparecido. Así pasaron los días y nadie sabía de él, cierto día, Rosa muy triste porque su esposo no aparecía, empezó a caminar y sus pasos la llevaron a donde bailaba con su esposo, sentada sus lágrimas salían de sus ojos recordando los momentos tan  felices con su esposo y dijo:

-Cristo bendito, haz que encuentre a mi compañero, lo extraño y quiero morir teniéndolo en mis brazos, ayúdame, Cristo bendito.
Allí se quedó dormida, ya estaba oscuro cuando de repente algo sonó, cansada por la edad y el sufrimiento  de no conseguir a su esposo amado, lo que oyó la hizo levantar, en la oscuridad se oía la canción que su esposo le cantaba, la seguidilla que nadie cantaba como él. Y entonces pensó:

-Cristo esta es la voz de mi esposo, por favor, dime dónde está. En esta oscuridad no lo veo.
Y dando traspiés y guiada por el canto se fue caminando  y ¿cuál sería su sorpresa?
Ver  a su esposo y en la oscuridad de la noche él le dijo:

-Estas seguidillas son para ti.
Sin fuerzas, se levantó del suelo, abrazó a Rosa y cantó. Cantó tan fuerte y lleno de gozo que las montañas lo acompañaban con su eco. Rosa estaba tan feliz que no se daba cuenta  que ya no estaba en la Isla de Lanzarote, estaba de la mano del Cristo, que lleno de luz divina con todo su amor y armonía la llevaba con su esposo para cantar en el cielo las seguidillas de su Isla de Lanzarote en las Islas Canarias y así se quedó para siempre la alegría de Rosa y su esposo y por supuesto, la de las seguidillas.

9 Responses to “Lanzarote y sus seguidillas”
  1. Daniela says:
  2. Pocholy says:
  3. Rosy says:
  4. rubdolly says:
  5. Antonio David says:
  6. Ranon perez luis says:
  7. jenny h de perez says:
  8. Gaby Pérez says:
  9. Fernando Calzadilla says:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *