Esa soy yo

Al mirar el tapiz de mi vida, comprendo que el orden Divino ha estado siempre presente, veo como los deseos de mi corazón han creado mi vida a medida que cobraron mayor propósito y significado.

Me casaron con 14 años y para esa época (hablo de los años 50) yo pasaba por una serie de cambios mayores en mi vida. De niña a mujer casada, eso fue una experiencia transformadora para mí, en los primeros tiempos la conexión con mi marido era muy linda, a pesar de los pocos recursos éramos felices, pensé que así era como quería sentirme, mi Cristo del Calvario era mi complemento.

Con respecto a la vida, las enseñanzas de mis padres fueron mensajes de ejemplo a seguir. De niña a mujer casada, en mi nueva etapa de mujer los empecé a usar. Aunque no tenía edad para responder como mujer casada, a los dos meses sentí que algo se movía en mi vientre y fue un mensaje de amor, yo lo sentí, así era mi conexión con Dios al sentir a mi hijo que se iba formándo en mis entrañas y aún que con mi poca edad sentí que estaba bendecida por el cielo por ese regalo que tenía en mi vientre.

La transformación por la que pasé no fue a pedir de boca, pero mi fe en Dios me modificaba por medio de mis pensamientos positivos, pasaba por momentos difíciles, le preguntaba a Dios que hacer y gracias al poder de mis oraciones enseñadas por mi madre, mi embarazo no tuvo problemas, mi marido y yo salíamos al cine una noche y de pronto empezó a dolerme la barriga y no quise ir, corría por toda la casa, me sentía muy mal cuando llegó mi marido del cine, fue a llamar a mi madre, esta se sentía mal y llamó a mi Tía, ella llamó a la partera.

Ella me miraba  el ombligo pensando que mi bebe saldría por ahí, no sabía nada de nada, era como una flor silvestre pura e inocente, en ese tiempo a las  niñas no se les hablaba nada de sexo, todo era tabú y llegaban al matrimonio como corderos al matadero, lo peor era que mi marido quería casarse conmigo y para lograrlo dijo que me había hecho el amor, pero que me quería y quería casarse conmigo, para esa época eso era una mancha para la familia, recuerdo a mi padre preguntándome;

  • ¿Qué te han hecho mi niña?

Yo calladita no sabía de qué me estaba hablando. Mi padre se sentía avergonzado, y yo desgraciadamente no sabía explicarle ya que no entendía ni siquiera de que me hablaba. Y me casaron con un traje de dos piezas verde y a las cinco de la mañana para que nadie lo supiera. Muchos años han  pasado de esto, pero cada día me alegro más de que el conocimiento en estos días sea más amplio para el bien de todos.

La realidad de Dios es ilimitada. Todos tenemos la capacidad de conectarnos a la generosa y consciente benevolencia de lo divino, las ideas son monedas del universo y debemos abrazar sus verdades, una de ellas es tener fe y saber el bien que buscas.

Siempre me sentí con sentimiento de culpa por hacer pasar a mi padre tan querido, esos malos ratos y saber el sentido de todo para esa época. No entendía, creo que era una falacia tonta y unos prejuicios sin fundamento, pero gracias a Dios disfruto de una familia, creo que todo pasó para conocer el amor, la alegría y la plenitud y así, Dios todo poderoso a través de mis hijos, me ha hecho conocer todas esas bendiciones y hoy confío en que Dios que me guíe en la senda en los años que me quedan de vida

La vida te enseña muchísimas cosas y Principalmente ir día a día agradeciendo lo que está te va dando. La naturaleza es tan sabia que a través de ella te vas guiando y te lleva a tener sabiduría en el momento preciso, de niña me enseñó a ser mujer y mamá. El universo es una obra maestra, tiene muchas cosas guardadas para nosotros, salud, riqueza, carácter, pero cuando te cierras en pensamientos negativos llegas a experimentar malestares, dolores y sientes que es doloroso vivir cada día, pensar en lo perfecto es lo ideal, todo lo que quieres, toda la felicidad, amor y abundancia, pero tienes que desearlo de verdad. Si lo haces, el universo te concede todo lo que quieras, aquí es donde se aplica el “pide y se os dara“.

Yo pedí  mucho y Dios con su bondad infinita me ha bendecido con unos hijos maravillosos, mis nietos uno mejor que otro y como sello y broche de oro, mis bisnietos. El poco conocimiento de una niña inocente se fue volviendo con su amor en lo más hermoso, en una familia, todos hijos, nietos y hasta los bisnietos alaban algo de lo más importante de mi vida, como es de llevar  como sello la fe del Cristo del calvario.

2 Responses to “Esa soy yo”
  1. Gaby Pérez says:
  2. Rosangelica Pérez Leon says:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *