En la sierra de un pueblito vivían  una pareja de ancianos  que cosechaban  su Pequeño  Conuco. En el tenían  sus cabrás  y demás  animales y aunque  eran muy pobres todos los  días  daban gracias a Dios por lo que tenían. Al señor le gustaba  mucho cantar y eso  hacia que los dos se sintieran felices  con lo poco  que tenían ,,, Cierto  día se levantaron  temprano y se fueron como  de Costumbre a