En un pueblo muy cerca de San Sebastián de la Gomera, vivían dos familias muy unidas, vivían de sus campos y eran tiempos de guerra y lo poco que conseguían lo compartían entre ambas familias, por ese tiempo venían los militares y todo niño mayor de 12 años se lo llevaban a la guerra a