Al mirar el tapiz de mi vida, comprendo que el orden Divino ha estado siempre presente, veo como los deseos de mi corazón han creado mi vida a medida que cobraron mayor propósito y significado. Me casaron con 14 años y para esa época (hablo de los años 50) yo pasaba por una serie de cambios mayores